AUTOS CLÁSICOS: UN MUSEO RODANTE LLAMADO LA HABANA.

Autos Clásicos: Un Museo Rodante Llamado La Habana

El día que me enteré que iba a ser parte de el equipo de los Avianca 3 Travel Bloggers que visitaríamos Cuba salté en una pata!!! Hace dos años visité por primera vez esta maravillosa isla, en esa oportunidad el tiempo me ganó y me quedé con ganas de conocer mas a fondo la tierra del tabaco y el ron. Me tocaba regresar y que mejor que junto a dos grandes viajeros y amigos, el todo terreno Daniel Tirado y el poeta gaucho Juan Pablo Villarino.

Autos Cuba (10 de 14) copia

Juan frente a un clásico

En esa primera visita a La Habana quedé maravillado de la cantidad de autos antiguos que encontré en cada rincón de la ciudad, La Habana y Cuba son un museo del automóvil viviente, donde, los autos cincuenteros, son parte del paisaje urbano habanero.

Siempre tuve ganas de conducir uno de estos autos antiguos. Nunca me imaginé que, mi primera oportunidad, me iba a llegar, nada mas y nada menos, que el la misma ciudad de La Habana.

12046659_10153587539447380_4543785900320422399_n

Paseando por La Habana en un Impala ’59

Luego de enfundarnos una guayabera y un sombrero cubano, Dani, Juan y yo, nos montamos en un Impala descapotable de 1959 y partimos a recorrer la ciudad.

Pero como así Cuba terminó hiper poblado de estos autos clásicos americanos? De donde vienen estas bellezas de colección?

Cuando triunfó de la revolución, en 1959, el gobierno de los Estados Unidos presionó, de diversas maneras, para que Fidel Castro deje el poder, lo que llevó al país del Tío Sam a bloquear comercial y económicamente a Cuba. Fue por ese motivo que el parque automotor de la isla se congeló y los autos quedaron ahí, sin posibilidad de renovarse pues el bloqueo le cerro, a los cubanos, la posibilidad de adquirir automóviles nuevos.

IMG_6715 copia

Se cree que en Cuba hay mas de 50 mil autos clásicos

No se tiene un número exacto de cuantos imponentes Buicks, Chevys, Chryslers y Fords inundan las calles cubanas, unos dicen que son 30 mil, otros 50,000, lo que es cierto es que son miles los autos de colección que podemos encontrar en cada esquina de la isla.

Autos Cuba (4 de 14) copia

Detalle de un auto de colección frente a la Plaza de la Revolución

En sus buenas épocas, estos ostentosos autos estadounidenses alcanzaban los 160 km/h, sin hacer mayor esfuerzo, con suficiente espacio como para que trasladen 6 personas cómodamente sentadas.

En la mayoría de los países, estos autos estarían considerados como piezas de colección y guardados en garajes especialmente condicionados, pero en Cuba se usan para el transporte cotidiano, sobretodo como taxis.

Autos Cuba (1 de 14) copia

En Cuba, muchos de estos autos son utilizados como taxis

Hoy en día son pocos los autos clásicos de Cuba los que conservan el total de sus pates originales. La inexistencia de repuestos nuevos ha convertido, a muchos cubanos, en apasionados de la restauración y en mecánicos autodidactas.

Debido a este problema, al que se le suma la no existencia de planos originales de estos modelos, algunos de sus propietarios apelan al ingenio para mantenerlos en buen estado y solucionar, casi por arte de magia, los problemas mecánicos que se le presenten. Intercambian gallinas por piezas, adaptan carburadores de autos rusos y convierten latas de conserva en filtros improvisados.

Autos Cuba (9 de 14) copia

Detalle de Chevrolet

Muchos cubanos poseen una de estas joyas como única propiedad, en la mayoría de casos, son herencias de sus abuelos o padres. A pesar de las dificultades que sufren para mantenerlos no escatiman esfuerzos para mostrar orgullosos sus clásicos y envidiados modelos.

Dentro de todos estos maravillosos autos existió uno que dio mucho que hablar, fue un Chrysler convertible de 1955 que alguna vez perteneció a Ernst Hemingway. El auto luego paso a ser propiedad del Sr. Agustín Núñez Gutiérrez, un ex policía. Hemingway pagó US$ 3924 dólares por el auto, hoy este vale una fortuna. El gobierno de Cuba le ofreció a Gutiérrez un Lada por el, pero, conocedor de la joya que poseía, pidió una casa a cambio.

IMG_6798 copia

Auto clásico convertible frente a el Capitolio

El trueque no funciono y Gutiérrez escondió el auto. Cuenta la historia que el famoso Chrysler, aquel que perteneció al famoso escritor norteamericano, se encuentra escondido en algún lugar de Cuba esperando convertirse en el sueño de algún coleccionista.

Disfrutamos cada minuto manejando el Impala del 59. Al principio me costó dominar a este monstro, pero, mientras pasaba el tiempo, le fui agarrando la maña y me acostumbre a el, tanto que no quería que este “momento retro” acabara.

Parte de la historia de Cuba descansa en los asientos de estos maravillosos autos, cada uno de ellos lleva una larga historia familiar de mas de 50 años encima, lo que hace a La Habana y a todo Cuba un verdadero “Museo Rodante” al aire libre.

Tomado de: http://www.arturobullard.com/

 NOVIEMBRE 11, 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*