El color morado estimula los encuentros sexuales

Noticia-152020-vida_sexual_plena

Si quieres seducir a tu pareja los colores que no deben faltar en tu dormitorio son los tonos violetas, morados y lilas ya que se ha demostrado que estimulan al sexo opuesto de tal forma que aumentan los encuentros sexuales. Por otro lado nunca deje tu cuarto de color blanco, beige o grises porque eso disminuyen la actividad sexual.

Según el publicista y diseñador especialista en colores, Jean Gabriel Causse, el color morado es el mayor estimulante del deseo sexual. De hecho, en su libro «El asombroso poder de los colores» asegura que si en un dormitorio ponemos toques en tonos morados o lilas, conseguiremos una media de 3’7 relaciones sexuales a la semana.

El rojo también es un buen estimulante, por supuesto, pero provoca un efecto algo más bajo; en este caso, si decoramos nuestra habitación con algún toque rojo podríamos tener una media de 3’5 relaciones sexuales a la semana.

Por su parte, el rosa o el negro también son favorecedores de la actividad sexual. Sin embargo, una habitación en tonos principalmente blancos, beige o incluso grises, disminuirían peligrosamente la actividad sexual, llegando a bajar la media a un 1’5 de encuentros sexuales por semana.

Existen otras teorías acerca de cómo nuestro color favorito también revela nuestras preferencias sexuales, así:

-Las personas que prefieren el color rojo son muy enérgicas y apasionadas por lo que será difícil detenerlos en la cama.

-Quienes se identifican con el color azul son afectuosos y sensibles con las necesidades de su pareja, el sexo para ellos es un arte que desempeñarán con pasión y sensibilidad. Suelen ser muy buenos amantes.

-Los que escogen el morado son personas perfeccionistas que se preocupan mucho por su aspecto físico y que disfrutan más haciendo disfrutar a su compañero que a sí mismos.

-Las personas que prefieren el amarillo también encuentran su propio placer al hacer disfrutar y sacrificarse por cumplir los deseos de su compañero. A veces pueden llegar a reaccionar de forma pasiva.

-Los amantes del naranja centran su placer en las fantasías sexuales, ellos se sienten los protagonistas del acto sexual y adoran los preliminares.

-Quienes escogen el color rosa son personas muy románticas que prefieren coquetear y seducir.

-Los que prefieren el blanco son tímidos e inocentes. A veces son dóciles e incluso el miedo al fracaso puede llevarlos a tener una vida sexual menos plena.

-Y, finalmente, los que se consideran amantes del negro son personas que les gusta la elegancia y lo no convencional por lo que disfrutan mucho de las experiencias nuevas.

Ya has visto que los colores ejercen un gran poder sobre nosotros y en este caso, sobre nuestra pasión y nuestros deseos sexuales así que ponte manos a la obra y aprovéchalos para dar un giro a tu vida sexual.

Tomado de: http://www.elpopular.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*