8 curiosidades sobre el cerebro femenino

Seguro que en más de una ocasión habrás oído hablar sobre las diferencias entre el cerebro masculino y el cerebro femenino. ¿Es verdad, por ejemplo, que somos nosotras más intuitivas y empáticas? Te lo comentamos a continuación.

1. La importancia de las hormonas en la mujer

La importancia de las hormonas son básicas para perfilar nuestros cerebros, y en esencia, para dirigirnos en esas pautas propias a nuestra naturaleza, como puede ser la reproducción y la crianza de los hijos. Pero ojo, no es determinante. Hormonas como por ejemplo la oxitocina, hace que tengamos un mayor apego con nuestros hijos.

Son rasgos heredados a lo largo de generaciones y generaciones, donde a su vez, el comportamiento hace que se desarrollen más unas áreas que otras. Desde el punto de vista evolutivo y ontológico, se dice que las mujeres tienen más desarrollada el área del lenguaje porque fueron ellas las encargadas de transmitirlo a sus hijos, ya que ellas también eran las encargadas de las labores de crianza. Obviamente, estas pautas van cambiando. Si hablamos por ejemplo de las diferencias en estructuras cerebrales, podemos decir que la mujer tiene muy desarrollados el córtex cingulado anterior, el córtex pre frontal, la ínsula y el hipocampo; zonas muy relacionadas con las áreas emocionales.

2. El papel de las neuronas espejo

Las neuronas espejo son esas estructuras que se hallan en  la corteza prefrontal y en el lóbulo parietal inferior. ¿De qué nos sirven? Básicamente nos sirven para imitar, para desarrollar la empatía y comprender a los demás; en otros casos se usa también para inferir información a partir de pocos datos.

Es muy habitual oír, por ejemplo, que sólo las mujeres disponen de neuronas espejo. Es un error, también los hombres disponen de ellas y son esenciales cuando somos pequeños a la hora de imitar para aprender. Ahora bien, nosotras las tenemos en mayor cantidad. Mientras los hombres disponen de más células nerviosas para orientarse y planificar, las mujeres son más hábiles “infiriendo” información, deduciendo y empatizando con lo que les rodea para aprender. Ellos son buenos planificando y orientándose, además, su cerebro también es un poco más grande.

3. La dimensión del lenguaje

En efecto, las mujeres tenemos un 11% más de neuronas en las áreas relacionadas con el lenguaje y con la audición. Sabemos expresarnos mejor, en especial en materia de emociones.

4. Mejores conexiones entre hemisferios

Como ya sabes, el cerebro dispone del hemisferio derecho y el hemisferio izquierdo. Las mujeres disponen de más fibras nerviosas en el centro, en esa parte donde se unen ambas estructuras. Podríamos decir que el cerebro del hombre está más especializado, dispone de áreas más desarrolladas que las mujeres. Sin embargo nosotras nos servimos un poco de todas las áreas, pudiendo enfocar un problema desde muchos puntos de vista. Podríamos decir con eso, que somos más intuitivas y no tan prácticas.

5. Hábiles emocionalmente

Obviamente siempre habrán muchas diferencias. Pero por lo general, las mujeres gestionamos mejor el plano emocional. Podemos ponernos en el lugar de la otra persona para entenderla y llegar a acuerdos, cuando hay un problema utilizamos mejor el lenguaje para expresar lo que ocurre. En cambio, muchos hombres caen en el enfado levantando en ocasiones un muro donde no saben muy bien utilizar las palabras o para empatizar con quienes están a su alrededor. Pero recuerda, siempre hay muchas diferencias y eso no quita que efectivamente, también los hombres dispongan de empatía.

6. ¿Es verdad que solo las mujeres son capaces de hacer dos  cosas a la vez?

No, no es cierto. Es muy habitual esa idea de que mientras las mujeres hablan por teléfono, cuidan a los niños y hacen la cena a la vez mientras piensan en lo que van a hacer mañana; mientras los hombres por su parte, solo serían capaces de apretar el botón del microondas. Se han hecho varios experimentos donde se demuestra que ambos géneros son capaces de hacer varias tareas a la vez. Pero hay un matiz curioso, cuando las mujeres tienen un pico mayor de estrógenos en su cuerpo, son más efectivas para hacer más cosas a la vez que los hombres.

7. Resistencia o vulnerabilidad al estrés

Las mujeres somos más vulnerables al estrés. Es una realidad, pero aunque somos más sensibles lo resistimos mejor que los hombres, quienes a largo plazo tienen más riesgo de sufrir un infarto cerebral o un problema cardíaco. La razón estaría en que las mujeres lo acabamos canalizando mejor mediante el lenguaje, por ejemplo. Hablar, comunicar, expresar en voz alta lo que sentimos nos ayuda mucho. Pero si los hombres guardan sus sentimientos y no canalizan su ansiedad, acaban sufriendo sus efectos. Pero debemos ser conscientes de un dato: últimamente las muertes a causa del estrés están subiendo mucho entre las mujeres, así que algo está ocurriendo…

8. Mejor control de la ira

Las mujeres, por lo general, interpretamos mejor los estímulos sin desbocarnos. Al empatizar, al primar más el plano emocional tendemos a controlarnos más. Pero eso no quita que sintamos de igual modo la ira o la rabia. Ahora bien, nuestro instinto de violencia es mucho más reducido que en el cerebro masculino.

En conclusión, el cerebro femenino es “multitarea”, activamos más zonas cerebrales a la hora de hacer algo. Los hombres, disponen de áreas más especializadas y localizadas. Nosotras somos más empáticas, emocionales, utilizamos mejor el lenguaje y el plano hormonal también nos determina mucho. Un mundo apasionante, sin duda.

Tomado de https://mejorconsalud.com/8-curiosidades-sobre-el-cerebro-femenino/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *