¿Puedes dejar de ser una persona celosa?

Una persona celosa es una de las peores cosas en una relación, pues al mínimo contacto con alguien más, se desatan reclamos, discusiones e insinuaciones de infidelidad, lo que no es nada sano para la pareja.

Pese a estos conflictos, muchas personas no dejan a su pareja porque creen que cambiarán, pero ¿esto es posible?

Los celos surgen por diferentes razones como una mala experiencia en el pasado, pero sobre todo por inseguridad o falta de autoestima. Si la persona celosa trabaja en cambiar estos aspectos, entonces sí es posible que cambie.

¡Olvídate de los celos!

Para dejar de sentir celos, lo primero es reconocer que se tiene un problema.

Aunque te cueste trabajo, debes reconocer que tus actitudes perjudican tu relación, causan sufrimiento y te destruyen lentamente.

Busca la causa

Una vez que aceptaste que eres una persona celosa, debes analizar por qué sientes esas emociones negativas.

Tal vez uno de tus padres era muy celoso, creciste en una familia disfuncional o alguna ex pareja te engañó. Una vez que encuentras la causa, será más fácil combatir el problema.

Debes tener voluntad

El cambio no se dará de la noche a la mañana, pues requiere de constancia y sobre todo mucha fuerza de voluntad.

Lo primero que te ayudará es detectar cuándo tu mente esté creando historias fantásticas sin razón para que alejes esos pensamientos.

Si tu pareja sale con sus amigos, de viaje por trabajo o a una comida con algún socio, no debes pensar inmediatamente que te será infiel. Solo tranquilízate y piensa razonablemente.

Mejora tu comunicación

Otra de las causas de los celos es la mala comunicación con la pareja, por lo que debes reforzar mucho este aspecto.

Cuando hables con tu pareja, notarás que tus pensamientos y miedos se desvanecerán porque no tienen razón de existir.

Lo más importante para remediar el problema es estar consciente de que el amor es libre y está lleno de confianza y respeto. No consiste en poseer al otro por temor a perderlo y mucho menos agredirlo.

Recuerda que en una relación, no debes atarte a la otra persona o sentir que sin ella o él, tu vida se terminará.

Tomado de:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*