Abel Álvarez: el locutor del Mediodía

Una década después de haber aparecido por última vez en la televisión cubana, en el aeropuerto José Martí todavía lo reconocen. Trabaja fuera de Cuba hace algunos años, pero en la Isla no son pocos los que recuerdan a Abel Álvarez, aquel joven presentador que conquistó al público cubano en Mediodía en TV o De la gran Escena.

Locutor, conductor y productor de radio y televisión, Abel alimentó una carrera que le valió el premio de la Popularidad de la Televisión Cubana y nominaciones en 2004, 2006 y 2007.

Su vida profesional ahora transcurre en México y Estados Unidos. Allá incursiona también en manifestaciones como la realización audiovisual, pero mantiene su oficio habitual, el que le valió fama y reconocimiento en Cuba y le ha abierto el camino en el extranjero.

¿Cuánto le debes a Mediodía en TV?

Mucho, pero debo comentarte que antes existieron varios programas a los cuales también tengo que agradecerles: De la gran Escena, Cuerda Viva, Verano en TV y por supuesto el programa De mañana en Radio Taíno, donde obtuve el Premio de la Popularidad por los veinte años de la emisora y que, además, fue el vehículo por el que llegué a la Televisión Nacional y a Mediodía en TV.

A Mediodía le debo el haber sido, desde que salimos por primera vez en 2004, unos de los conductores de la televisión más querido por el público cubano, al punto de que en 2005 me dieron el Premio de la Popularidad y fui cinco veces nominado.

Así fue hasta que salí para México. Pero cada vez que viajo a Cuba, y hace ya casi 10 años que no aparezco en la Televisión Cubana, desde que llego al aeropuerto José Martí la gente me recuerda y me llenan de palabras muy alentadoras lo cual me emociona. Estoy muy agradecido por ello.

Ahí está el testimonio de las personas que aún hoy –que el programa continúa, tiene otro nombre, conductores, diseño, etcétera– le siguen llamando Mediodía en TV. Pero de todo me quedo con la satisfacción de que dentro y fuera de Cuba mucha gente lo recuerda como “el programa de Abelito”.

¿Cómo te sientes más cómodo, siguiendo un guion o improvisando?

Con guion y sin guion, cada caso tiene su complejidad. El guion te ayuda a seguir una pauta y para improvisar lo necesitas para saber hacia dónde debes ir y lograr lo que el director quiere. Eso hay que respetarlo a pesar de que te den margen de libertad.

A veces tienes solo una escaleta y entonces ahí tienes que poner mucho de ti; en mi caso me dejo llevar pero soy a la vez muy consciente. Pero en los dos me siento cómodo. Por suerte en la televisión he podido hacer de todo, desde programas musicales, de entrevista, dramatizados, de concurso, noticias, ¡hasta deportes! ¡Quién lo diría! Además, me han tocado casi todos programas diarios, tanto en radio como en televisión, hacerlos en vivo, y eso siempre es un misterio.

¿Cómo ha sido el trabajo en México?

Esto es un poco difícil de contestar, ya que eso depende de cada empresa y canal para el que trabajas. Cada quien tiene su librito ysu  objetivo a seguir en las transmisiones. En Milenio Televisión y Multimedios Televisión dos canales para los que trabajé con alcance en todo México y parte de Estados Unidos; aunque pertenecían a la misma compañía, las formas eran completamente diferentes, ya que los públicos a los que estaban dirigidos eran muy diversos.

Pero eso era un reto para todos. Allí hice deportes, que no era, digamos, mi fuerte en televisión. Salía al aire en Milenio a las 11:30 am con un discurso más pausado y moderado; media hora después aparecía en el Telediario de Multimedios, en este caso más coloquial y mucho más ágil y directo, más desenfadado. Era la hora del almuerzo, la gente se relaja, y curiosamente los horarios del mediodía en la televisión me persiguen donde quiera que llego.

Por eso te repito, depende de la política de transmisión de cada medio de comunicación. Hay muchos intereses, intenciones, maneras de hacer y solo hay que ajustar un poco tus conocimientos a esa manera de hacer televisión o radio, por supuesto muy diferente a como se hace en nuestro país.

Guillermo Ahumada y Abel Álvarez en Frente a Frente. Foto: Blog de Abel Álvarez.

¿Cuáles han sido tus mayores alegrías y sinsabores como presentador?

Sinsabores siempre se tienen, sustos, dudas, el artista siempre tiene que dudar para poder seguir superándose. Puedo resumirte quizás el extrañar al público de Cuba, creo que ese puede ser el más fuerte. He tenido la suerte de que el público de otros sitios me reciba bien, pero uno siempre extrañará su casa.

Alegrías: seguir trabajando en lo que me gusta. Es ya una bendición saber que lo puedo hacer en Cuba, México o Estados Unidos donde me encuentro ahora, en un mercado y público completamente diferente al que estoy acostumbrado. El trabajar en Los Ángeles, California, me obliga a entender otras culturas. Es un gran estado y se amplía el espectro y dentro de Noticias 62, por Estrella TV, un canal hispano de Liberman Broadcasting, conduzco los noticieros de las 5 pm y y 11 pm.

Una de las mayores satisfacciones es que la gente se conecta con nosotros y nos ha colocado entre sus preferencias. Estoy feliz al saber que también aquí la gente gusta de mi trabajo.

Tomado de: http://oncubamagazine.com/cultura/abel-alvarez-el-locutor-del-mediodia-en-cuba/

One Reply to “Abel Álvarez: el locutor del Mediodía”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*