Diarios de viaje !!!

Imagen de Archivo

A tono con el fabuloso papel que va jugando el equipo de los leñadores emprendí viaje el 14 de enero hasta el balcón del oriente cubano, mi destino, el Julio Antonio Mella para disfrutar los últimos partidos frente al conjunto azul.

7 y 15 PM y comenzó el largo recorrido en el ómnibus 1698 de la Empresa Ómnibus Nacionales, servicio expreso, qué felicidad imaginé el mejor de los viajes.

Desde el primer instante y como curioso al fin me comenzaron a surgir dudas.

¿Para qué sirven los GPS?

Todo lo que he conocido al respecto se fue a tierra en este viaje, la tripulación a lo largo del trayecto hizo tantas paradas como estimaron conveniente, evidentemente el GPS no es para controlar stop ¿acaso será para la velocidad? Ufff no sé ni que decir.

Otra pregunta fue el por qué se recogen personas sin pagar pasajes, pero al final saque mis conclusiones, son familiares del chofer, no cabe duda, ¿si no por qué tanta atención unos con otros?

En la terminal en las diferentes pantallas se podía leer el horario de la ruta con llegada a las 4 y 40 de la mañana a Las Tunas, al parecer para los tripulantes eso no es correcto, pues a inquietud de algunos viajeros le respondieron 5 y 20 AM, y yo me dije Di tú y no se pollo, ya comprendo, nadie controla estos viajes.

Al final sobre el horario de los choferes, llegué a Las Tunas, pero que día aquel, no escampaba.

Una de las cosas que más me llamó la atención fue la solidaridad de los tuneros, no me podía creer que en un ómnibus escolar se pudieran montar tantas personas, al final viajé hasta la casa de mi abuela en un pie  pero contento claro que sí, al menos esta guagua no paraba tanto como la 1698 y llegué rápido, si no ufff.

Llegó el día del primer choque, en el Mella se vivían momentos increíbles, la ola de aquí para allá y de allá para acá, me creía que estaba en un juegazo del Real Madrid con el FC Barcelona, fenomenal aquello era la vida misma y tanta emoción no terminó hasta mucho después de la lograda victoria sobre Industriales.

El segundo juego para mi será inolvidable, ese día sí que me dije “Hoy liquidamos a los azules y a VM32 le dará un infarto”, nunca creí que terminara con Ko, viajar tantos Km para solo ver 7 ining y tener que regresar para La Habana, esa noche era fiesta y pachanga, los tuneros habían eliminado a sus rivales y por primera vez estaban en una final.

Muy a tono con la hazaña tunera era también el ambiente en la ciudad, fuegos artificiales adornaban los cielos alrededor del estadio.

Pero los días pasaron, se acabó la semifinal y tenía que regresar.

Llegó el día 19 había obtenido pasaje de retorno también en el servicio expreso de la ruta Las Tunas- Habana, 9:00 PM marcó el reloj y el ómnibus se parqueó en el andén, no me lo podía creer, era la 1698, miré para arriba y me dije, las Tunas le ganó a VM32, esto vale la pena, pero ¿el viajé?, Lo digo como Taladrí “saque usted sus propias conclusiones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*