Cansancio, primer síntoma de la “enfermedad del beso”

Los besos son una fuente de contagio, pero no son lo único que propaga la enfermedad.

La enfermedad del beso o mononucleosis, es causada por dos virus y provoca un cuadro clínico con síntomas que afectan distintas zonas del cuerpo, especialmente las amígdalas y ganglios del cuello. Los besos son una fuente importante de contagio.

Un cansancio que dure semanas o hasta meses podría ser el primer síntoma de la enfermedad del beso.

¿Qué es la enfermedad del beso? 

De acuerdo al médico Alberto Villaseñor Sierra, investigador adscrito al Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, la fatiga causada por esta enfermedad no se presenta con fiebre como en otras infecciones.

Generalmente, causa inflamación de ganglios linfáticos y amígdalas del cuello, por lo que a veces puede confundirse con faringoamigdalitis. También puede afectar al hígado y bazo.

“La vía del contagio es por fluidos buconasales, no necesariamente por el beso en el boca, aunque esa es otra vía”, explica el médico.

Agrega que en algunos pacientes, puede manifestarse con dolor de garganta y en las fases agudas de la enfermedad del beso, pueden presentarse síntomas típicos del Síndrome de Fatiga Crónica.

Esta enfermedad es causada por dos virus: el virus de Epstein-Barr (EBV) y el citomegalovirus (CMV), los cuales pueden incubar durante seis semanas.

Prevención y tratamiento 

No se puede prevenir y se estima, que toda la población lo padecerá en algún momento de su vida.

Según el doctor Villaseñor, aproximadamente el 50% de los niños menores de cinco años ya tuvieron la enfermedad del beso y el otro 50% lo padecerá en la adolescencia o en la adultez.

“Es una enfermedad que sólo requiere manejo sintomático. Para detectarla se hace una prueba de anticuerpos heterófilos en una biometría hemática, ahí aparecen linfocitos atípicos pero hasta dos semanas después de pasar la patología. Mientras la persona está en fase aguda no es posible hacerle un estudio”, advierte el doctor.

Para curar la enfermedad es necesario seguir un tratamiento similar al de las infecciones respiratorias, es decir, evitar los cambios bruscos de temperatura, guardar reposo y seguir al pie de la letra las recomendaciones médicas.

No debes automedicarte con antibióticos, ya que no es una infección como las demás, y podrías sufrir de manchas rojas en todo el cuerpo y la cara, además de inflamación en los ojos.

Es importante usar un cubre bocas y abstenerse del contacto sexual, en cualquiera de sus tipos: vaginal, anal y oral. Esto con el fin de limitar el ciclo de transmisión a través de los fluidos corporales, ya que son vías de contagio importante.

También deben evitarse los deportes que supongan riesgo de traumatismo abdominal porque podrían afectar al hígado o al bazo inflamado y dar lugar a una complicación grave.

La enfermedad del beso es llamada así, no porque se contagie a través de los besos, sino porque durante el proceso infeccioso las amígdalas se inflaman tanto, que parecen estar más cerca, como si fueran a darse un beso.

¿Alguna vez has sufrido de la enfermedad del beso?

Tomado de: https://sumedico.com/enfermedad-del-beso-sintomas-tratramiento/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*