Mucho ruido y pocas nueces

He aquí una expresión que, si bien usamos los españoles, su origen se debe a la obra de William Shakespeare Much Ado AboutNothing, pero como viene siendo habitual, la hemos traducido «a nuestra manera».

Con la expresión de mucho ruido y pocas nueces se quiere hacer notar que, a pesar de haber un gran alboroto o revolución, al final no hay ningún resultado real ni positivo, se hace mucho ruido pero al final no se hace nada, todo es artificio. Es como cuando un político hace una gran campaña electoral con multitud de promesas y propuestas pero que, cuando llega la hora de la verdad, no hace nada de nada. Es cuando hay mucho «blablabla» pero poca acción. Como en el efecto 2000, que parecía que al llegar el fin del segundo milenio se iba a acabar el mundo y al final lo único que ocurrió es que algunos vídeos decían que era lunes cuando estábamos en jueves. O como cuando en un partido de fútbol hay un jugador que hace muchas filigranas (muchas piruetas, mucho jogo bonito) pero a la hora de la verdad no marca ningún gol.
Pueseso, mucho ruido y pocasnueces.

Tomado de: DeTodoUnPoco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*