El curioso motivo por el que las pelotas de tenis son amarillas

Este tono fue establecido de manera oficial para las bolas utilizadas en los torneos en el año 1972

El color de las bolas de tenis no es históricamente amarillo, como lo conocemos a día de hoy. En el pasado llegaron a ser blancas y, en algunas ocasiones, negras. No fue hasta el año 1972 que, de manera gradual, se instauró el actual tono con el que cuentan en la actualidad.

La IFT, Federación Internacional de Tenis, tomó esta decisión con motivo de la popularización de la televisión en color. Con anterioridad, las bolas blancas se veían a la perfección en las imágenes proyectadas sin color en las pantallas.

Tras un estudio científico y varias pruebas, se llegó a la conclusión que el amarillo chillón era el mejor color para que los televidentes pudiesen percibir a la perfección la trayectoria de la bola.

Otra de las características reguladas por la ITF es el tamaño y el peso de las pelotas. Estas deben tener un diámetro de 6,54 a 6,86 centímetros y debe pesar entre 56 hasta 59,4 gramos.

Tomado de: Mundo Deportivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*