La importancia de desconectar en vacaciones

Hay personas que en vacaciones siguen acumulando responsabilidades y participando en actividades de las que no disfrutan. Son incapaces de realizar una desconexión de la obligación, enterrando así en la arena el poco tiempo con el que cuentan para el descanso.

Estamos en «época punta» de vacaciones. Muchas expectativas de desconexión y diversión para estos días, quizás demasiadas. Lo primero para que unas vacaciones cumplan su cometido de hacernos sentir mejor es no elevar demasiado el listón de lo que esperamos.

Es decir, podríamos decir que lo primero que tenemos que hacer para desconectar es activar el piloto de «off line» y no hacer actividades «porque sí» cuando no nos apetecen en absoluto. Conseguir desconectar en vacaciones pasa por interpretar, más que seguir, lo escrito en la agenda o el plan.

Desconectar, ni un lujo ni un abandono

Vaciar la mente para volver física y emocionalmente en el momento va en contra de lo que se valora en nuestra cultura: desempeño, productividad, competencia, anticipación. Sin embargo, esta descarga es necesaria para cumplir con todas aquellas responsabilidades que asumimos en épocas de trabajo.

Además, en oposición a lo que creemos con frecuencia, no se trata de vaciar la cabeza, dejar de ser inteligente, creativo o estar involucrado en la vida. Es una forma de estar «activamente disponible», el verdadero autocontrol que te permite sentir intensamente y formarte. Lo opuesto a renuncia o abandono.

Algunos necesitarían más descansos cortos pero regulares, mientras que otros necesitan de un largo período antes de reanudar su ritmo. Lo primero es conocerse y tratar de conciliar la satisfacción de las necesidades propias con las de la empresa para la que trabajamos. Más allá de la cantidad de vacaciones, es la calidad la que a menudo marca la diferencia.

Porque el éxito de un intento de desconexión también depende de cómo uno ocupa y organiza su tiempo de descanso.

Para desconectar en vacaciones, elige bien

Quizás tengas 18 años y te apetece aventurarte por caminos no explorados. O quizás no, la juventud en cifra no tiene nada que ver con la osadía o el atrevimiento. Lo que es algo general es que, a mayor edad, la experiencia es mayor y los riesgos que se asumen más controlados.

Si quieres pasar unos días apacibles, aventureros o excéntricos, elige según tu gusto el destino y la compañía. De nada sirve que a todo el mundo le gusten las playas tropicales cuando este plan en realidad no te gusta. Tú y tus circunstancias. Si no lo elegirías para una tarde al salir de la oficina…¿Por qué arriesgar tus ahorros, tu descanso y tu compañía a un plan que no te convence?

La necesidad de desconectar en vacaciones: más allá del trabajo

Olvida tus correos electrónicos y su teléfono tanto como te sea posible . Los compañeros pueden hacerse cargo de las emergencias mientras estás ausente. Por lo demás, pueden esperar a tu regreso. Para acercarte a tus vacaciones de la manera más tranquila posible, considera completar una serie de tareas importantes antes de partir.

No te preocupes, sabrán que nada es urgente y que todas las emergencias se han gestionado. Todo está bajo control. Cuanto más tengas un puesto de responsabilidad más probabilidades tendrás de ser solicitado por tus empleados o clientes.

La dificultad de desconectarse del trabajo durante las vacaciones se refiere principalmente a funciones y gerentes de alto nivel. Si estás en esta categoría, no te preocupes, siempre puede encontrar soluciones para disfrutar de tus vacaciones. Si eres directivo o gerente, depende de ti dar un ejemplo a tus empleados atreviéndote a desconectar.

  • Lo ideal es desconectarse completamente de la oficina No miramos nuestros correos electrónicos, no tomamos nuestros mensajes y no traemos archivos con nosotros. Debemos preparar nuestra partida.
  • Sal de la rutina. Si es posible, es importante salir de la casa e ir a la cabaña, acampar, viajar o visitar amigos. Es refrescante y nos evita pasar nuestras vacaciones para hacer tareas domésticas o renovaciones.
  • Diviértete. Lo más importante es hacer lo que te gusta y no sobrecargar el tiempo de descanso.

Los beneficios de la desconexión

¿Por qué es tan importante desconectarse durante las vacaciones? Al trabajar con menos frecuencia, podrás beneficiarte más de sus seres queridos y estarán encantados. Por supuesto, desconectar permitirá relajarte y estar más motivado/a para la recuperación. Sus beneficios más claros son estos:

  • Alimentemos nuestras relaciones con nuestros seres queridos.
  • Ayuda a reducir la tensión muscular.
  • Estimula nuestro sistema inmunológico.
  • Mejora nuestro estado de ánimo.
  • Previene la depresión.
  • Reduce el riesgo de enfermedades del corazón.
  • Vamos a comer mejor y hacer más ejercicio.
  • Ayuda a prevenir una oleada de otras enfermedades.

En resumen, unas vacaciones son buenas para la mente. ¡Disfrútalas!

Tomado de: La Mente Maravillosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*