5 formas en que los antibióticos cambiaron el mundo para bien o para mal

UROSPOTEKO/ISTOCK/THINKSTOCK

Hace 150 años la gente moría de enfermedades que hoy son fácilmente tratables con una simple píldora o algún jarabe. Los antibióticos han sido uno de los avances médicos más importantes de la historia, pero también tuvieron (y tienen) su lado oscuro. Actualmente existen diferentes variedades de antibióticos, pero su uso excesivo está provocando diversas fallas en su efectividad. Vamos a ver algunas formas en las que los antibióticos cambiaron el mundo de forma positiva o negativa.

5. Las bacterias son más poderosas que antes

Gracias al abuso del consumo de antibióticos, las bacterias tuvieron que encontrar una forma de sobrevivir, y para ello mutaron, volviéndose cada vez más peligrosas. Estas superbacterias son resistentes a los antibióticos y enfermedades antes tratables con los medicamentos existentes, hoy no responden a los mismos, provocando miles de muertes.

JOCHEN SANDS/DIGITAL VISION/THINKSTOCK

4. Muchas cirugías ya no son necesarias

Gracias a los antibióticos, una gran cantidad de procedimientos quirúrgicos ya no son necesarios, porque el problema puede ser tratado de forma farmacológica. Si una infección puede arreglarse con antibióticos, previniendo además los efectos secundarios, no solo se ahorra dinero en cirugías, sino que también se disminuyen las complicaciones que acompañan a todo procedimiento quirúrgico.

3. Aumentó la contaminación gracias a sus residuos tóxicos

¿Qué pasa una vez que tomaste los antibióticos y estos hicieron efecto? Parte de ellos queda en tu cuerpo y debe ser excretada, ya sea a través de la orina o deposiciones. Estos «restos» pueden ser tóxicos y al liberarse al ambiente, crean basura biológica que no es tratada de forma adecuada.

ILYA ANDRIYANOV/HEMERA/THINKSTOCK

2. Disminuyó dramáticamente las muertes por infecciones

Antes de la existencia de los antibióticos, las infecciones eran la principal causa de muerte en el mundo y las expectativas de vida eran mucho menores.

DIEGO_CERVO/ISTOCK/THINKSTOCK

1. Las personas están demasiado confiadas en su efectividad

Suele pasar que las personas, una vez que van al médico por un resfrío, exijan que se les prescriban antibióticos, pese a que no van a ser útiles ya que se trata de un cuadro viral. Lo mismo ocurre cuando hay una infección bacteriana que el cuerpo podría eliminar por si solo si es que se le da tiempo, pero los pacientes dejan de serlo y buscan tomar antibióticos en vez de confiar en su sistema inmunológico.

Como ven, los antibióticos han sido clave en el desarrollo del mundo y el control de enfermedades, pero también nos convirtieron en personas paranoicas que los consumen sin necesidad creando bacterias resistentes e impidiendo que el sistema inmunológico pueda trabajar por si solo.

Tomado de: www.batanga.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*