«El que merece no pide», Chacal (Entrevista)

Imagen1

Entrevista publicada en la Revista Impresa Vistar en su No 29 de Agosto de 2016, en la Web http://vistarmagazine.com

Por: Yusnel Súarez

Mientras manejo para encontrarme con él pienso en qué tipo de persona será y hasta dónde podré descubrirlo.

Hay un poco de tráfico camino a Miami Beach donde tiene su campamento por estos meses. Allí, me cuenta su manager que pasa todo el día en el estudio.

Estoy retrasado unos veinte minutos y repaso mentalmente algunos de los temas que quiero conversar con él, hasta que una llamada de un número desconocido me saca de mis pensamientos. Contesto y del otro lado escucho una voz, Yusnel, me dicen en un tono cariñoso, como si nos conociéramos hace tiempo, Soy yo, El

Chacal, ¿vienes por fin a hacerme la entrevista? Me sorprende y me agrada al mismo tiempo que sea él. Son los managers los que suelen hacer estas llamadas.

Me alegra que se lo tome personal. Empezamos bien a pesar de que tengo mis reservas. Será porque el reggaetón es visto por muchos de nosotros como un género menor, algo artesanal, marginal, demasiado atrevido, o simplemente porque no estoy seguro si lograré entender lo que pasa por la cabeza de un muchacho de 30 años al que la fama ha tomado por sorpresa y que se hace llamar como uno de los animales más temidos del mundo: El Chacal.

Ha llovido bastante desde que comenzaste a rapear en la escuela con el grupo de aficionados Los Chavos, luego seguiste profesionalmente con Baby Lores en lo que se conoció como El Clan 537, después junto a Yakarta y ahora, según se rumora e intentaremos confirmar con esta entrevista, como solista. Empecemos con el aquí y el ahora…

chacal

 

 

 

 

¿Cómo te sientes, en que momento de tu carrera estás?

 “Es un momento de cambio donde comienzo un proyecto solo, con mi equipo de siempre de Cuba y con otros nuevos que se han ido sumando aquí en Estados Unidos. Estoy lanzando un disco que hice en la Isla, El Calentón, y estoy grabando otro aquí en Miami. Estoy más concentrado que nunca en el camino, en la meta. La verdad que aunque no tengo tiempo para mí, me siento bien porque lo estoy haciendo con apoyo, asesorado por gente que sabe.

Sé que es difícil y que me va a costar muchos sacrificios, pero no tengo miedo. Prefiero morirme en el intento que arrepentirme de que no lo hice. Ahora el trabajo es doble porque aunque sigo viviendo y trabajando en Cuba, cada vez tengo más compromisos en Estados Unidos y por eso paso más tiempo aquí últimamente.

¿Por qué dos discos tan seguidos?

 “El Calentón está más enfocado en el bailador cubano. El otro que estoy preparando tiene un lenguaje más internacional. Pero claro, sigo siendo yo, quiero que quede claro de dónde vengo, quién soy. Vivimos en un momento en que todos quieren saber quiénes somos los cubanos y me gustaría dejarlo claro con mi música. Otros artistas ya han abierto puertas (Gente de Zona, Jacob Forever, Descemer Bueno) y hay que aprovecharlo.

Ahora habla del Team 305 que dirige el rapero cubanoamericano Pitbull y le brillan los ojos… con ellos está grabando este disco producido por DJ Chino, en el que colaboran artistas reconocidos como Farruko, Arcángel, Mohombi, Yandel, Onyl, el propio Pitbull y algún que otro nombre famoso que no puede revelar aún por cuestiones legales.

 Todo empezó con Ay mi Dios, un tema del que ya está cosechando frutos…

 “La colaboración con Pitbull y Yandel comenzó con una enseñanza muy grande: humildad. Me impresionó que fueran tan humildes siendo artistas tan grandes. Me dieron mucha seguridad para grabar con ellos y actuar a su lado. No fue solo profesional, me hicieron sentir una amistad por la que digo: ay mi Dios… ojalá que dure mucho tiempo.

14

¿Qué buscas en este negocio de la música… fama, dinero, mujeres, poder, trascendencia?

 “Muchos ‘chamaquitos’ se me acercan y me dicen que quieren ser cantantes y yo les pregunto para qué, la mayoría me dice que quieren todo lo material que rodea esta carrera. Y entonces yo pienso en que cuando decidí dedicarme a este mundo claro que pensé en mejorar la vida de mi familia, pero también pensé en que quería otras cosas: respeto, cariño, quería ver a la gente cantando mis canciones, que se les erizara el corazón como me pasaba a mi cuando veía a otros recibiendo la respuesta del público. Esa pasión es la clave, lo demás vendrá cuando tenga que venir. Que me gustaría trascender, claro, caminaré hasta donde pueda si el talento me acompaña.

Voluntad no me falta. Ahora todo es trabajo. En este mundo cuando crees que llegaste es cuando penas estás empezando. Mientras más grande seas más humilde tienes que ser para poder seguir pensando con la mente fresca. A veces algunos se pierden en vanidades, pero, ¿tú sabes lo que me hace el hombre más feliz del mundo? El orgullo de mi madre cuando la miro a los ojos. Ser el orgullo de tu familia es algo muy grande, de tu barrio, de tus amigos.

Es de una de las zonas más complejos de Marianao, El Hueco, allí no es El Chacal, ni siquiera Ramón Lavado Martínez, allí es Chanchi, el muchachito flaco que robaba mangos y que pasó por muchas cosas antes de convertirse en el artista que es hoy.

 “Trabajé en la construcción, en una fábrica de medicamentos haciendo pastillas, vendiendo comida, me gradué de maestro primario y durante un año le di clases a niños pequeños, una

experiencia que me ayudó a prender muchas cosas de la vida.

Le pregunto entonces si se siente presionado por hacer una canción tan pegajosa como Ay mi Diosque ha resultado todo un éxito junto a Pitbull y Yandel y se ríe.

 “Esa canción tiene diez años, como esa tengo miles. La escribí en un momento en la que estaba muy enamorado y componía como un loco. Cuando la compuse no pensaba ni siquiera en grabarla, no pensaba ni siquiera en que sería ‘El Chacal’.

Pasé un año vagando, sin pareja, deprimido y mi alma lo aprovechó para parir muchos temas que ojalá sean tan buenas como esa.

11

En una parte “Ay mi Dios” dice: Quizás perdí en la batalla, porque el que merece no pide. ¿Eres un tipo orgulloso?

 “Yo pienso que todo el mundo tiene que tener su poco de orgullo, todos somos orgullosos. Orgullo es también saber darse el lugar que uno se merece. Nadie tiene que mirar mal a nadie, ni tratar mal a nadie, ni mirar por encima del hombro a nadie. El que merece no pide, no mendiga.

Me aprovecho de esta reflexión sobre el orgullo para saber si se sintió herido cuando no cantó de la manera que todos esperaban en los Premios Juventud.

índice

¿Tuviste la misma impresión que yo y que muchos otros, de que fuiste corista en tu propia canción?

 “Yo supe con tiempo que así sería la presentación, que la canción no se cantaría completa y que mi parte como solista no entraba en el tiempo que los organizadores del show le habían dado a ese performance. Un evento como Premios Juventud, como el Latin Grammy o como los Premios Billboard se organiza con mucho tiempo y mucho detalle y las personas que los preparan tratan de hacerlo lo mejor que pueden, pero a veces cometen errores. Yo por encima de todo tenía que quedar bien con Yandel, con Pitbull, quienes abogaron por mí, para que yo estuviera junto a ellos en ese escenario. Agradezco ese minutico porque me sirvió para darme cuenta de adonde puedo llegar, me sirvió para representar a la música cubana y a tantos cubanos en todo el mundo, a la gente que me quiere y me sigue. El tiempo que pasó no importa en otro momento será.

 ¿No crees que al fin de cuentas lo que sucedió esa noche te benefició? Sabes cuantos cantaron esa noche y muy pocos tuvieron la repercusión que tú en las redes sociales.

 “Las redes sociales se revolucionaron. Mis cuentas de Instagram y Facebook crecieron en miles de seguidores de un día para otro. Fue muy lindo saber que tanta gente me apoyó, que estaban pendientes de esa presentación. Eso sí es un premio.

Hablando de redes sociales, en estos tiempos en los que el cuerpo humano se divide en cabeza, tronco, extremidades y teléfono hay artistas que se toman muy en serio las críticas en las redes sociales.

images

¿Cómo manejas eso? ¿Te sientes mal cuando alguien comenta algo negativo sobre ti?

 “A veces escribes o publicas un video pensando en hacer algo divertido, cómico, para que la gente que te sigue disfrute, para que te conozcan cómo eres fuera de los escenarios y te encuentras a algún que otro ‘detractor’.

Tal vez quieren llamar tu atención hiriéndote y en el fondo admiran tu trabajo, disfrutan tu música. Yo he aprendido a mirar para el lado cuando viene algún ataque de esos y me enfoco en los que me dicen cosas positivas, para ellos trabajo yo. No puedo dejarme llevar porque uno solo quiera ensuciar el amor de todos los demás.

El Chacal se siente cómodo, se sirve una copa de vino y me cuenta que está contento con hablar para VISTAR, una revista que sigue mucho más de cerca cuando está fuera de Cuba, porque asegura, lo conecta con su tierra y con su gente. Yo aprovecho su tranquilidad para adentrarme en un terreno nunca antes explorado públicamente. Los escándalos por las peleas de su compañero Yakarta con varios fanáticos, en pleno concierto. Ahora está a la expectativa, como si su instinto percibiera conflicto en el aire. Lo veo ponerse muy serio pero no perder la calma.

Yakarta y yo hemos sido un dúo por cinco años. Hemos vivido momentos maravillosos y otros difíciles. Hace aproximadamente un año comenzaron los rumores de la separación pero ninguno de los dos nos habíamos pronunciado oficialmente hasta el día de hoy. Ahora puedo decir que cada uno ha tomado su camino, que el dúo de Chacal y Yakarta es historia. Que yo estoy trabajando como solista y que si continuamos juntos el último año se debió a compromisos previamente firmados como dúo. Tienes un contrato y hay que respetarlo. Había discos que grabar, giras que hacer aquí, en Europa y cumplimos con eso para comenzar cada quien por su lado. En estos momentos puedo decir oficialmente que esos lazos legales con Yakarta terminaron y que aunque no hablo con él hace algún tiempo le deseo mucha suerte

La última vez que pasó mi familia estaba entre el público. Mi abuelo que tiene ya 88 años. ¿Te imaginas lo que sentí? Me asusté mucho.

Cuando uno es un dúo, una banda, una orquesta, tiene que estar en el mismo camino. Cuando lguno de ese equipo empieza a hacer las cosas diferentes hay que separarse.

¿Crees que mientras vas madurando vas representado menos la esencia de ese sobrenombre artístico que llevas, El Chacal?

Cuando me pusieron ‘El Chacal’ yo estaba enfocado en sacar mis garras de rapero, de cantante urbano que viene de un barrio marginal, de demostrar quién era y que podía hacer. Ahora de esa bestia me queda su inteligencia para sobrevivir, para lidiar con ‘animales’ más fuertes, me quedan su habilidad para competir, su paciencia, su concentración. Ahora me enfoco más en esas características de un chacal.

Para terminar quiero saber cómo protegerá a Chanchi, refiriéndose al chamaquito de Marianao que nunca soñó con millones de fanáticos y menos con cantar junto a Pitbull y Yandel…

Esa es mi identidad. En Cuba si se te pierde el carnet vas preso porque no saben quién tus eres. Si yo dejo de ser ese chamaquito ni yo mismo voy a saber quién soy. El que me conoce de cerca sabe que sigo disfrutando las mismas cosas de siempre: un trago de ron con los amigos, un puerco asado con la familia, el placer de ayudar a alguien sigue siendo el mismo.

Cuando un fanático tiene me pide una foto siempre pienso, si supiera el favor que me está haciendo y no yo a él, porque me está ayudando a seguir con lo que me gusta. Yo sé lo que es venir de abajo y por eso aprecio cada escalón que subo.

 

2 respuestas a “«El que merece no pide», Chacal (Entrevista)”

  1. admiro su trabajo desde q empezo a cantar, cuando a nadie le gustaba yo lo seguia y siempre lo admire y seguire haciendolo, q tenga muchisimos exitos mas de los q ha tenido, saludos para el mas completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*