Yago es Ivan Sánchez

descarga

Entrevista de la revista In Style a Ivan Sánchez conocido en Cuba por su papel en la Serie Yago, seguida por el paquete semanal que se distribuye en la isla.

Era un sábado muy nublado y con amenaza de lluvia cuando nos reunimos con Iván en el taller del arquitecto mexicano Agustín Hernández Navarro. Mientras este guapo madrileño,

a quien todavía recordamos como El Gallego por su papel en la serie La reina del sur, nos hablaba de lo agradecido que está con la vida por el trabajo que tiene, ¡empezó a salir el sol! La importancia de vivir el momento y dar lo mejor de él mismo son sólo dos de las directrices que Iván ha seguido desde hace 11 años, cuatro telenovelas, 22 series, 10 películas y una obra de teatro desde que empezó su carrera actoral.

En la serie de televisión Yago por primera vez interpretas “al malo del cuento”. ¿Cuál ha sido el reto más grande de este papel antagónico?

Soy el primero en no hacer distinciones, no hay buenos ni malos. Un actor debe tener la capacidad de hacer lo que sea. Me siento afortunado de poder reinventarme y formar parte

de un colectivo de creativos talentosos. Cada vez hay más proyectos enriquecedores para la televisión, por lo que se exige también más talento por parte de los actores. Aun así creo que nos falta mucho por aprender y descubrir para seguir haciendo cosas interesantes y originales en Latinoamérica.

En tu carrera cinematográfica, ¿qué metas has cumplido?

Soy muy perseverante, por lo que sí he cumplido pequeños sueños, uno de ellos es tener mi propia productora. Tengo muchas historias que contar, tanto para teatro como para cine. A finales de este año se estrena nuestra primera película Backseat Fighter, dirigida por Mario Pagano.

¿Alguna vez has querido interpretar algún personaje en específico?

Sí. Es curioso, cuando “estás parado” a veces no llega nada y cuando tienes muchas cosas por hacer todo llega de golpe. Alejandro Magno siempre me ha llamado la atención, he leído sobre él y hace poco me ofrecieron la oportunidad de hacer una obra de teatro en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, ¡y no lo pude hacer por fechas! No sabes cuánto me dolió. Seguro llegará en otro momento, pero cuesta soltar.

¿Tienes algún ícono de estilo favorito?

En una época me gustaba cómo se vestía Paul Newman y también Robert Redford en la película El golpe. Para mí, tener estilo es una actitud no fingida, uno lo porta, se aprende con la marcha y evoluciona constantemente.

¿Algún contemporáneo con quien te gustaría trabajar algún día?

Con Al Pacino. Hace poco lo conocí en Nueva York. Es un hombre que ama su trabajo y lo refleja de la mejor forma. Fue una lección maravillosa para mí por su humildad, su entrega y por su capacidad de estar enfocado en lo que hace. Acabó la obra de teatro en la que se estaba presentando y salió a saludar personalmente al público de la forma más amable y cálida posible.

Hablando de un gran ser humano como Pacino, ¿Cuál es la cualidad que más te gusta de ser hombre?

Uff, podemos entrar en todo un debate. Una de las cosas que más valoro es la caballerosidad. Tristemente hay mucho machismo y a veces se confunden los términos sin que los mismos hombres y las mujeres se den cuenta.

Dices que sientes tu trabajo como un hobbie, pero además de eso, ¿qué te causa placer?

La comida me fascina. Soy un gordito disfrazado. Como de todo, hasta picante. Antes me costaba trabajo pero cada vez me gusta más.

¿Te gusta cocinar?

Es algo muy terapéutico, no lo hago mucho por falta de tiempo, pero me encanta. Los sabores, olores, colores… todo me relaja. Hace poco curé mi propio molcajete y estoy muy orgulloso.

Si no tuvieras que trabajar, ¿a qué dedicarías tu tiempo?

¡A viajar! Extraño mucho tener tiempo para mí, para mi gente. Leer, estar en algún lugar tranquilo y sólo respirar.

¿Cómo se viaja al estilo Iván Sánchez?

Cuando lo haces sin planearlo tanto, cuando te dejas sorprender. El mismo viaje y la vida te van alimentando con cosas muy bonitas. Lo que más disfruto, además de descubrir cosas nuevas, son las anécdotas, y he tenido las mejores viajando de mochilero.

¿En estos viajes encuentras tiempo para irte de shopping o darte el lujo de comprar algún capricho?

Me gustan las cosas buenas, pero no soy un gastador de lujo y no lo llevo a mi vida diaria, me gusta la sencillez. Prefiero gastar en una buena cena con una gran compañía o darme una tarde de spa. Me gusta invertir más en la calidad humana que en lo material.

Sabemos que eres gran fan de nuestro país, ¿qué te falta conocer?

Hace 22 años que vengo a México y es un país que me fascina. Su riqueza cultural me impresiona, ¡y la culinaria más! Me falta conocer Baja California, no he ido porque me gustaría estar más de diez días para poderlo vivir al máximo.

¿Qué es lo que te hace sentir bien en este momento?

Hablar con mis hijas me hace sentir feliz. De repente me entra la locura y me voy a España un día y medio a verlas, ¡eso siempre me pone de buen humor! También escuchar música; puedo escuchar jazz un día y al otro cambiar de género y sentirme como en Ibiza.

¿Te gusta cantar?

¡En la regadera! O si estoy con pocos amigos sí me dejo ir cual “gorda en tobogán”, como dicen aquí.

¿Qué consejo de vida que le darías a alguien más?

Fomentar la paciencia. Conocerse y ser consecuente. No engañarse a uno mismo es el camino correcto. En lo personal, no sé qué voy a hacer en diez años, pero sí sé lo que quiero hacer hoy, y eso me mantiene motivado. Más o menos intuyo hacia dónde voy, pero tampoco lo tengo muy claro, ¡y no pasa nada!

Tomado de de la revista In Style Número 119 Julio 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*