5 claves para volver a activar la libido

La disminución de la libido puede deberse a muchos y muy variados factores. No obstante, en el caso de que la falta de deseo afecte seriamente nuestras relaciones, quizás es el momento de buscar ayuda.

La libido fluctúa con los años. Así, en algunas etapas de nuestra vida tenemos más deseo sexual mientras que, en otras, este es menor. Es algo normal y depende de muchos factores. Si es tu caso y crees sentir un bajo deseo sexual, te proponemos algunos consejos para activar la libido y disfrutar de tus relaciones nuevamente.

¡No te los pierdas!

La libido

La pérdida de apetito sexual es algo normal y afecta tanto a hombres como a mujeres en determinados momentos o etapas de sus vidas, aunque a priori es algo que no debería preocuparnos. Es mejor concedernos tiempo y entender que es una fase. Así, evitaremos que el estrés influya en una mayor pérdida del deseo sexual.

En efecto, sólo cuando esa falta de apetito sexual se prolonga demasiado en el tiempo y comienza a afectar el ámbito personal y de la pareja, puede considerarse un problema. En este caso, es importante buscar ayuda profesional para superarlo.

Por otra parte, los factores que pueden desencadenar esta disminución del deseo sexual son muchos y responden a causas muy diversas. Entre ellos:

  • Estrés o ansiedad
  • Falta de estímulo sexual
  • Problemas en la pareja
  • Baja autoestima
  • Algunos fármacos
  • Disfunciones sexuales
  • Alteraciones hormonales (menopausia, embarazo, etc.)

En cualquier caso, siempre existen algunos “trucos” para activar la libido y despertar el deseo sexual. Conozcamos algunos:

Añade fantasía, comunícate con tu pareja

uizás sea hora de introducir nuevas ideas en la relación sexual. En efecto, tal vez sea la monotonía una de las razones por las que la libido ha disminuido. No obstante, esto puede siempre combatirse con fantasía e imaginación.

Desde leer juntos una novela erótica a introducir juegos o juguetes durante el sexo, muchas cosas pueden ayudar a activar la vida sexual y romper con la rutina. La cuestión es depertar la libido, lo cual es, principalmente, una actividad mental. 

En este sentido, la comunicación en la pareja es fundamental. De hecho, es imprescindible que una pareja hable de sexo, que exponga sus deseos y preferencias y se anime a mejorar su vida sexual para evitar su deterioro. Así, una charla desinhibida sobre lo que realmente nos apetece puede realmente activar la libido.

Fortalece tu autoestima para activar tu libido

La autoestima está íntimamente relacionada también con la satisfacción y la vida sexual. Por esta razón, en caso de tener una baja autoestima, es normal que la libido también se vea resentida.

Para ello, nada mejor que cuidarse uno mismo. Puedes empezar buscando ayuda psicológica si es necesario, haciendo ejercicio físico, evitando pensamientos negativos, haciendo cambios en tu vida, etc. Cuanto mejor te sientas contigo mismo, mejor te sentirás también con tu pareja y en las relaciones sexuales. 

Mastúrbate

La masturbación no reduce las ganas de sexo. Por el contrario, aporta beneficios a la relación íntima. De hecho, es un casi un ejercicio que te ayudará a conocerte mejor desde el punto de vista del deseo y las preferencias sexuales, lo que conllevará beneficios cuando te encuentres con tu pareja.

Por otra parte, la masturbación lleva al orgasmo, y el orgasmo aporta beneficios para la salud física y mental que pueden repercutir positivamente en un aumento de la libido (reduce estrés, dolores de cabeza, etc.)

No olvidemos, además, que la masturbación se puede practicar en pareja y que, de este modo, estaremos añadiendo algo diferente y muy placentero en el caso de una vida sexual que ya nos aburre o no nos excita.

Cuida tu bienestar general para activar la libido

Una vida sana y equilibrada es clave para nuestro bienestar general. En este sentido, no hablamos sólo de un llevar una dieta equilibrada o de hacer ejercicio físico de forma regular.

En efecto, en el bienestar se incluyen también otros aspectos como saber relajarse, divertirse, evitar el estrés, mantener relaciones interpersonales sanas y dedicarse tiempo a uno mismo, entre otros.

Si nuestra vida se ve alterada por factores como el estrés, es normal que la libido disminuya. Del mismo modo, si tenemos problemas de salud, también es lógico que el deseo sexual se reduzca.

Busca ayuda si es necesario

En muchos casos, por diversas causas y razones, deberíamos plantearnos buscar ayuda profesional.

En efecto, en casos donde existe una disfunción sexual, depresión u otro tipo de problemas, una terapia psicológica y/o sexual puede realmente ayudar a superar la falta de libido.

Por otra parte, para muchas personas, la falta de libido es el resultado de un ciclo vicioso que se genera a partir de una mala educación sexual o de tabús relacionados con el sexo. Así, algunos tienden a sentirse cohibidos durante las relaciones sexuales, provocando monotonía e insatisfacción.

Por esta razón, debemos comprender que el sexo no es algo que deba avergonzarnos. Está ahí para ser disfrutado y mejorar nuestro bienestar desde el punto de vista físico, mental y de pareja.

Tomado de: MejorConSalud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*