La telepatía entre gemelos: ¿verdad o mentira?

Seguramente todos hemos oído hablar alguna vez de la telepatía entre gemelos. Se dice que hay casos en los que el uno siente lo mismo que el otro, incluso si están en lugares muy distantes. ¿Es esto real o solo uno de tantos mitos modernos?

Desde hace mucho tiempo se habla de la telepatía entre gemelos y hay cientos de relatos que parecen confirmar la existencia de esta especie de conexión especial. Sin embargo, el tema ha tomado un rumbo en las revistas y los diarios, pero otro muy diferente en el plano científico.

Los seres humanos somos dados a fascinarnos con los fenómenos extraordinarios y sobrenaturales. Nuestra mente no es solo razón, sino también imaginación y nos gusta sorprendernos. Experimentamos una suerte de entusiasmo cada vez que nos topamos con algún hecho o situación que parece desafiar lo que llamamos “real”.

Para situarnos en el tema de la telepatía entre gemelos, digamos primero que a su alrededor hay dos grandes posturas enfrentadas. Por un lado está la ciencia, que niega la existencia de este fenómeno. De hecho niega la existencia misma de la telepatía. Por el otro, hay cientos de testimonios que dan fe de lo contrario. ¿A quién creemos?

Es en el cerebro donde todo tiene lugar”.

-Óscar Wilde-

Testimonios sobre telepatía entre gemelos

Seguro que todos hemos escuchado alguna vez una historia sobre telepatía entre gemelos, ya sea ficción o realidad. Incluso algunos de esos testimonios se han vuelto recurrentes y célebres por las circunstancias tan especiales en las que han tenido lugar.

Uno de los casos más sonados fue el de Martha Williams y Jean Haley. Lo especial de su historia es que ambas murieron prácticamente de la misma forma y con pocos minutos de diferencia. Las dos tenían 97 años y ambas tropezaron, cayeron y posteriormente fallecieron. Una se golpeó contra un escalón, la otra fue a ayudarla y resbaló con un tapete.

Ambas quedaron tiradas en la casa; vivían solas y no encontraron sus cuerpos hasta el día siguiente. La razón del deceso fue hipotermia. Sin duda alguna, se trata de una coincidencia muy impactante, pero nada permite inferir que se haya tratado de un fenómeno sobrenatural.

Otros reportes interesantes

Sin llegar a los extremos de las hermanas mencionadas, hay cientos de testimonios que dan cuenta de la telepatía entre gemelos. Se dice, por ejemplo, que si uno experimenta dolor, el otro también lo siente en la misma parte de su cuerpo.

También se asegura que el uno puede presentir si el otro se encuentra en riesgo, aún estando a cientos de kilómetros de distancia. Una madre, por ejemplo, asegura que uno de sus gemelos lloraba por un dolor en la rodilla. El pediatra lo examinó y no descubrió nada. Luego examinó al otro y encontró una infección en esa zona. Uno estaba enfermo, pero era el otro el que experimentaba los síntomas.

La psicóloga infantil Coks Feenstra publicó El gran libro de los gemelos en 1999. Allí cuenta cómo se ha encontrado con cientos de casos de telepatía entre gemelos. A veces el uno sabe que el otro lo va a llamar. Otras veces compran exactamente lo mismo, el mismo día, a miles de kilómetros de distancia.

¿Qué dice la ciencia al respecto?

Desde el punto de vista científico, no existe ninguna prueba de la existencia de la telepatía. Por consiguiente, tampoco existe evidencia alguna de la telepatía entre gemelos. Hay un dato interesante: existen alrededor de 100 millones de gemelos en el mundo y solo muy pocos de ellos reportan experiencias telepáticas.

La Universidad de Cambridge llevó a cabo un estudio con 663 parejas de gemelos. Los investigadores lograron comprobar que la gran similitud genética y la crianza compartida hacían que ellos fueran muy parecidos en la forma de procesar y reaccionar a la realidad. Sin embargo, dicha similitud no superó el 65 % en los aspectos en que eran más parecidos.

Para la ciencia tradicional es fundamental que un fenómeno se repita siempre que las circunstancias sean las mismas. En el caso de los gemelos esto no ocurre. Son muchísimos más los casos de hermanos gemelos que no se sienten conectados por algo más allá de su propio parentesco e historia compartida que los que sí.

Que lo diga la ciencia no garantiza que sea cierto, pero obviamente se trata de datos que tienen un soporte de cara a la investigación. Quienes piensan que este fenómeno sí existe no mienten. Quizás simplemente interpretan los hechos en función de sus deseos y fantasías, lo cual no tiene nada de malo, siempre que no condicione de manera negativa la vida.

Tomado de: La Mente Maravillosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*